julio 06, 2008

She's love

Extrañás a tus amigos, las noches de ver películas hasta quedarte dormida, salidas, más salidas. Salir a andar es algo que hacés cada vez menos porque cuando encontrás el momento para hacerlo... ¡mejor te vas a dormir! Y no podés, porque tenés mucho en la cabeza, y te ponés a leer un libro, uno de Stephen King, para despejarte. Cuando lográs dormirte suena el despertador y sentís que dormiste un ratito cuando fueron 5, 6 horas. Te vas a la escuela. El calor pesado de la caldera te hace doler la cabeza y si abrís la ventana hace frío. Ahora no estás pensando pero seguís sumida en vos misma, perdida entre el bullicio del curso y la explicación del profesor (de la cual, por mucho que intentes, no entendés nada). Llegás a tu casa desgastada y otra vez presiones. Ya habías vuelto preocupada porque no entendiste la clase y tenés que estudiar y hay exámenes y ¡el dolor de cabeza, el sueño! Estudiás, estudiás, te dormís, sí, dejás todo para más tarde (aunque quizás más tarde no hagas nada). El último timbre de la semana te da ganas de gritar que te sentís libre. Sentís que vas a tener el tiempo y espacio psicológico para resolver muchas cosas, para ponerte al día. Entonces estás con alguien que querés, estás feliz y triste igual que los demás días pero ¿aliviada?. Dejás la casa perfecta, el domingo hacés un desayuno rico y tenés ganas de salir. Y lo ves, y sentís que siente lo mismo pero pensás que no (no way). Mientras tanto: confusión. Pero tenés fé. Pero... ¡seguís confundida! Esperás... de la mano de alguien con los ojos cerrados. Esperás y sabés que el tiempo es relativo, sólo para que no pase todo en el mismo momento, pero querés que no pase tan rápido. Volvés a tu casa con una sensación rara, estás feliz. Te encerrás en tu cuarto un rato, te ponés a pensar... ¿qué podés hacer? Algo que te guste y te haga bien, querés sentirte bien devuelta. Descubrís que hay una cosa que podés hacer o compartir con vos misma en esos momentos. ¿Olvidaste? Después de tanto estrés y el día a día... sabés que estaba en vos como una necesidad pero lo hiciste a un lado por cosas que van y vienen, por lo cotidiano, por cosas más, cosas menos, da igual. Supiste darte cuenta, una vez más, que no podés estar sin ella. Entonces ponés ese disco que armaste vos y no te cansás de escuchar. Es eso que te dió tanto... La necesitás tanto que no podés sobrevivir sin ella. Sentís... que vas a estallar, que te falta algo que te divierta y te descargue al mismo tiempo. Algo que te haga reír hasta llorar y llorar hasta reír. Es eso... y te inspira y te hace callar. Te acompaña y te deja sola. Te hace olvidar y pensar. Son extremos, es tu vida. Pudiste entender y superar todo eso que te pasaba y hasta le pusiste palabras. ¡Sos vos! No vas a olvidarte una vez más de vos, no. Porque sabés y probaste una vez más que no podés sin ella, no podés vivir sin música.

3 comentarios:

fixingmyhair dijo...

BUENISIMO!
me lo lei todo :)
es la pura verdaaaaad
sin MUSICA, que seria de mi hoy?
:)
beso nena, nos vemos :)

museargentina dijo...

COMO Q NO VAS A MUSE???
DECIME Q LE PEGO AL QUE NO TE DEJA!
(my_musee)

nofuunka dijo...

Yo me muero sin la música, es lo más lindo que hay en mi vida, te desconecta, te dejás llevar y nose gdsñlkds
Amiga yo también extraño esas noches de pelis, estar en la obra, (aunque no fuimos muchas veces) era todo genial, nose, eran buenos tiempos, but, better times are coming :) Te amoooo. Y cómo siempre dijimos, cuando estabamos peleadas, de que nos sentíamos vacías y era que nos faltabamos. Pero ahora yo ya no siento lo mismo y eso me pone muy feliz, verte todos los días, reirme con vos, sentir que siempre vas a estar, porque sos con una hermana para mí, y eso lo sabes muy bien.
Está demás decir, repetir lo mucho que te quiero..
Un besoooooooooooooo melinaaaaa (L):) escribime.